jueves, 1 de febrero de 2007

Agua...


Tendremos que botar los escalones
para soñar que no hay más sangre
en los tejados, ni cruces en el rostro,
ni palabras.



Tendremos, si, que reventar la pena
escondida en la marea que naufraga.
Y sostenernos o asirnos del relámpago
que parte en la penumbra
las pequeñas barcas.



O es que tal vez debí partir, yo,
antes de nacer dormida y blanca
sobre esta catarata oscura en mi retina
clara...


para ver lo hondo en la pupila dilata,
para bañarme seca en el trasfondo
del que ama,


o sobre el útero imperfecto de una niña triste, larga,
o entre las piernas pobres de cruzar los puentes
sin murallas.



Si, quizá debí partir antes de romper las manos
y forjar batallas…



Pero es que guardo aún los ojos negros
de llorar descalza,
y la mirada oscura de saberme poca
en los espejos que aún sangran.

Por eso,
y por el anfibio sol que al mediodía me desviste
a la ventana,
o que dormita más allá del alba que hoy
me mira y no me habla…


yo me hago nada, silencio,
o me hago escarcha…
para no decir, para no llorar de madrugada…



Mientras tú, que desde el fondo de la copa
me acompañas, no sabes, no,
que yo me absorbo y me disperso...

...como el agua.






•·.·´¯`·.·••·.·´¯`·.·••·.·´¯`·.·•


6 comentarios:

seisenpunto dijo...

Deliciosa su lectura, Sidel. Ritmo y belleza (una imagen prodigiosa: "llorar descalza") --Felicitaciones a Madrobyo y un beso para vos, poeta.

Xinca dijo...

Rub... poeta tú, yo apenas pequeña pupila de las musas.

Gracias por pasar... gracias por estar siempre.

Te abrazo desde aquí.

argonauta callejero dijo...

Aunque el azar es un tema que debo dilucidar muy pronto, por algún extraño motivo llegué a tu blog. Y me encantó tu poesía. Es diferente y se navega.

un abrazo

Argonauta Callejero
www.cuadernosdelargonauta.blogspot.com

Carlos Campaña dijo...

Tu espacio es maravilloso y e tomado la libertad para poner la direcion de tu blog en mis blogs interesantes

Xinca dijo...

Gracias a ambos por la visita.

Siempre es bueno recibir nuevas almas en mi ventana.

Un abrazo y besos.

faro dijo...

Sin palabras...

Rodrigo