miércoles, 6 de diciembre de 2006

Entre las paredes y el cuerpo


Hay demasiado espacio
entre las paredes y el cuerpo…


hay ejes perdidos
de memoria y de piel…



Así,

como esta mañana de animales enfermos


con rostros al borde de un templo


en el sol.



Como este frío de caricias mordidas


de brazos extensos que traen su voz.



Y hay demasiado espacio
aquí…


entre mi falda y mis dedos


y un largo acertijo en mi vientre
de sal…


de un leve suspiro que ensancha

los muros,


de un ágil intruso que bebe


el dolor.



Y es que hay demasiado lugar…


¡Por dios!


hay demasiado…


y mi cabello es frágil,

y mis pasos pequeños.



Y los ojos muy grandes

para guardar el aliento,



y el labio muy hondo
si calla el amor.


No hay comentarios: