miércoles, 6 de diciembre de 2006

Aquí es distinto


Afuera las paredes vierten agua…

la flor esconde
su jardín entre los pasos

la tarde inspira
los espacios entre el cuerpo.


Adentro…
el techo precipita una caricia,
el niño pierde la ilusión desesperado,
la carne filtra la humedad
de los fantasmas.



Pero adentro… ¡ah!...
adentro de uno mismo, es otra cosa…


el pecho late, se desdobla y tiene miedo

¿alguien sabe, lo presiente o lo cuestiona?
se pregunta y se responde un mismo gesto
y no palpita, sino arde a golpe y trueno.



Adentro de uno mismo, si,


aquí es distinto…



adentro los demonios tienen alas,

y el aliento se dispara entre los senos.

Un secreto le habla al ojo,

otro lo amarra.


Y uno calla…

y otro escucha o distorsiona

una plegaria de jinetes en la luna,

aquella historia que entreteje alguna araña.



Y hay silencio…
no se rompe la rutina, ni se ignora…

sigue el pecho con dolores de aquel día,
sigue el ojo diluyendo las traiciones,
y el cuerpo viste como nunca un traje rosa.


Así, afuera, sigue el mundo tan friable,
tan voluble, tan inmenso, tan distante…


que afuera todos nos persiguen con malicia
o apuntan fuerte a esa herida que no sana,
y trepan alto los rincones que aún sangran…



Pero adentro…

¡
Ahh!...adentro escondo algo, lo aprisiono:

tengo un ave como pez en la mirada,

tengo un arma de marfil en palabra…

que aun yo muerta, no sabrá ser derrotada.

1 comentario:

Jose Joel Rios dijo...

Tu poesía de nuevo haciendo impacto. Ese secreto interno que despliega tu palabra, y lo mantenie de algun modo. Tus escritos son hermosos, la construcción de tus versos, las imágenes y retórica. Siempre con ese mensaje profundo y preciso.

Adelante Sidel, un abrazo desde el horizonte. Te seguiré visitando.

( Gracias por tu visita, es un honor el que leas mis primitivos trazos de escritura )